Hoy el PP, PSOE, Podemos, PNV, ERC, PDCAT y la ETA han aprobado el nuevo cupo vasco. Sólo dos partidos han votado en contra, Ciudadanos y Compromís, este último porque el cupo vasco lo quiere para la Comunidad Valenciana y que exista el cupo valenciano. ¿Qué es el cupo vasco? El cupo vasco es la cuantía que paga anualmente el País Vasco al Estado para financiar todos los servicios que están «centralizados» pero de los que también se benefician los ciudadanos vascos y esa cuantía la establece el Estado en base a, no se sabe muy bien qué. Es decir, los servicios que tienen ustedes en sus respectivas comunidades autónomas, los paga usted, pero si es vasco, el gobierno te dice cuanto tienes que pagar y en este caso la cifra es de 1.300 millones de euros.

¿Cuál es el problema? Evidentemente, que la cifra de 1.300 millones es una cifra inferior al coste que supone esos servicios. ¿Saben ustedes quién pagará esa diferencia? Correcto, el resto de los españoles (los manchegos, los valencianos, los andaluces, los extremeños, los gallegos, etc.), seremos los que pagaremos, una vez más, los privilegios que supone ser «antiespañol» en este país gobernado por traidores y caciques. Irremediablemente a uno le viene a la cabeza el famoso arancel del sobreprecio que los españoles estaban obligados a pagar en el siglo XIX para que la industria catalana tuviera el monopolio de la industria textil. Dicho arancel consistía en que todos los productos relacionados con el textil debían provenir de Cataluña y estaba prohibido que alguien obtuviera de otro país o región, los productos derivados del mismo, suponiendo para los españoles un costo elevadísimo mantener el privilegio catalán, ya que, su coste era infinitamente superior a un pañuelo inglés, holandés o andaluz.

Muchos sostienen que el apoyo del PP se debe a que necesita el voto del PNV para sacarlos adelante, lo cual es una absoluta infamia. El PP ha estado siempre a favor del cupo vasco y sería conveniente que algunos buscaran las declaraciones defendiendo este insulto a los españoles por parte de Maroto, Alfonso Alonso o el tipo ese que se hace llamar Semper, para ver como la cobardía no es algo excepcional en el actual Partido Popular. El actual gobierno ha demostrado ser el peor enemigo para un país que debe aspirar a vivir en una nación de libres e iguales, postrándose en reiteradas veces a los chantajes de una minoría que actúa como mayoría absoluta en detrimento de todos los españoles.

Pero no está todo perdido. La valiente decisión de Ciudadanos de negarse a apoyar semejante agravio comparativo, es la mejor noticia de los últimos 5 años. El partido naranja ha renunciado a obtener representación en el País Vasco y Navarra, lo cual es algo maravilloso teniendo en cuenta que de esa forma la ambigüedad con la que el resto de partidos políticos juegan para arañar votos de uno y otro lado, se esfuma por completo. Desde que UPYD desapareció del mapa político, no contábamos con ningún partido con representación en la cochiquera nacional (Congreso de los Diputados) que tuviera el coraje de denunciar el esperpento que simboliza el cupo vasco, por lo tanto, de llegar al poder no tendrá que darle palmaditas en la espalda a los que han montado el negocio más rentable de la historia, que no es otro que ser antiespañol.

Jano García

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies