Seleccionar página

El gobierno anunció este fin de semana, que a partir de ahora se podrá obtener el título de bachillerato a pesar de no haber aprobado todas las asignaturas. Un anuncio que algunos han recibido con júbilo y muchos otros, no han pasado de la anécdota y se han quedado en lo superficial de este nuevo insulto a la cultura.

No es nada nuevo que la clase política española siempre ha despreciado la cultura y la educación, prueba de ello es que no contamos con ninguna universidad entre las 100 mejores del mundo, el informe PISA nos humilla cada año y muchas regiones de España poseen un nivel cultural más bajo que países en vías de desarrollo o directamente subdesarrollados. A pesar de ello, esta nueva vuelta de tuerca aspira a implementar un nuevo sistema centrado en la derrota, el fracaso y la indigencia intelectual.

El mayor deseo de cualquier político es contar con una masa ignorante y para conseguirlo es necesario erradicar la meritocracia porque si no, el político no puede subyugarnos a sus intereses, no puede estafarnos y mentirnos a través de los medios de comunicación que ellos controlan, y que tienen una enorme responsabilidad de lo que está ocurriendo en España. Al ignorante se le enardece de forma fácil, al culto no. Un ciudadano culto es un ciudadano con pensamiento propio, autocritico y siempre alerta de los movimientos de los políticos. El primer paso para eliminarlo es despojar del amor propio a los ciudadanos españoles. Borrar de la mente de estos que son capaces de obtener cualquier cosa si se lo proponen y se esfuerzan para ello. El mensaje va encaminado a decirle al bobo que no se preocupe que, a pesar de no merecerlo, obtendrá el mismo título que aquel que se ha esforzado y trabajado para ello. Va encaminado a inculcar en las mentes más débiles que lo justo es que todos obtengan el mismo premio independientemente de su esfuerzo. Se trata de que ser un desgraciado analfabeto funcional al que le estafa su caja de ahorros, le engaña su banco con fondos de inversión improductivos, le cuelan datos falsos que jamás podrá verificar en la OCDE porque no sabe ni lo que es, no suponga una tragedia, al contrario, que se sienta reconfortado porque la masa que le rodea es igual de patética y ahí está el Estado para echarle una mano.

Se trata de mermar la moral de aquellos que tienen ilusión por superarse, cosechar éxitos personales y sentirse orgullosos de ellos mismos, porque si eso es así, si tú sabes que eres mejor que el resto y mereces vivir mejor que los demás porque te lo has ganado, si sabes que puedes alcanzar tus metas sin la ayuda de nadie, dejarás de ver al Estado como el papá que te protege de tus males y verás realmente lo que es: una losa que aniquila la libertad en cuanto tiene oportunidad.

Al válido, no le quedará más remedio que irse a sacar partido de sus aptitudes a otro sitio y aquí se quedará el vago, el necio, el inculto, el estúpido y el carente de raciocinio. Se quedará el que interesa a la clase política porque esos son los que llenan las urnas, porque esos son los que deciden el gobierno, porque esos son, los fácilmente manipulables.

¡Ya a la venta mi nuevo libro! Puedes adquirirlo haciendo click aquí

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies