Seleccionar página

Empieza a ser una constante que tras cada crimen en el que la víctima es una mujer, una turba exaltada y henchida de pretensiones demagogas utilice el asesinato para poner en el punto de mira a todos los hombres, bajo el escudo del pseudofeminismo. Tratar a los hombres como si fuéramos todos violadores, asesinos o acosadores, es algo propio de una mente atormentada y carente de lucidez. Que un canalla sea hombre no convierte a todos los hombres en criminales, entre otras cosas porque:

– Muchos de los que se han metido en estrechos pozos para encontrarla son hombres.

– Muchos de los que se han metido en peligrosos caminos para encontrarla son hombres.

– Muchos de los que han escalado escabrosas montañas para encontrarla son hombres.

– Muchos de los que han pasado días sin dormir investigando el crimen son hombres.

– Muchos de los que denuncian maltratos a su vecina, amiga o familiar son hombres.

– Muchos de los que se infiltran en mafias que obligan a prostituirse a las mujeres son hombres.

– Muchos de los que acuden a socorrer a las mujeres cuando lo necesitan son hombres.

– Muchos de los que colaboran con asociaciones para ayudar a las mujeres maltratadas son hombres.

– Muchos de los que demuestran un absoluto respeto por su pareja son hombres.

El que asesina no es hombre, ni tampoco mujer, es un ser enfermo, vil, cobarde y despreciable que no siente ningún aprecio por él mismo y se aprovecha del miserable abuso que a veces distingue al más fuerte. Aquellos que creen que es algo intrínseco al hombre ir a vigilar durante semanas a una mujer, tratar de ganarse su confianza mostrando un lado afable y simpático que no existe, ocultar su pasado y tener la sangre fría para violarla, apuñalarla o pegarla, lo único que demuestran es una excepcional estupidez. Si de verdad queremos limpiar de nuestras calles a estos indeseables, no sirve ni el forzado «postureo» que muchos exhiben ni tampoco su burda demagogia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies